Los colchones a groso modo podríamos dividirlos en dos grandes bloques, con muelles y sin muelles. Los diferentes tipos de esputaciones que hay en el mercado, constituyen el bloque de los colchones sin muelles. Este tipo de colchones presentan características exclusivas, como una firmeza sin transmisión de movimiento, alta firmeza en núcleo y transpirabilidad absoluta en materiales de célula abierta.

La viscolástica es un material de célula abierta, es sensible a la temperatura corporal por lo que al tumbarnos le transmitimos calor al colchón y este reacciona creando un molde exacto de nuestro cuerpo.

Este material cambia en función de la temperatura del cuerpo humano y del ambiente. A mayor temperatura el materia se vuelve más flexible y a menos temperatura el material se vuelve más firme. Los colchones de Viscoelástica se adaptan muy bien a tu cuerpo. Este material te permitirá tener un descanso único gracias a las propiedades que lo componen. Facilita la circulación sanguínea, se adapta a la forma del cuerpo y reduce los puntos de presión evitando que des vueltas en la cama, además este material está exento de sustancias nocivas para el medio ambiente y el ser humano.