La toxicidad de los colchones

La toxicidad de los colchones

 

El tiempo promedio que pasamos en nuestros equipos de descanso ( colchón, almohada y base ) es de entre 6 y 10 horas. Esto supone que un tercio de nuestro día lo pasamos en contacto con diferentes materiales, materiales que pasamos de 6 a diez horas respirando y en contacto directo con ellos. La fabricación de nuestro colchón o almohada, no es algo en lo que habitualmente, pensemos detenidamente, ya que a menudo solemos pensar en que los fabricantes de colchones y almohadas no van a sacar al mercado un producto testado para nuestra salud, pero lo cierto es que por lo menos en nuestro país, en la UE y en los EEUU no hay una legislación que regule que tipos de productos de descanso salen al mercado, si las telas, espumas, gomas y colas  están libres de tóxicos y los fabricantes por regla general no están obligados a revelar el contenido químico de sus productos.

Existen diferencias significativas entre materiales de diferentes colchón, ignífugos que se utilizan, y pegamento o adhesivos utilizados para la estratificación. Es necesario abordar cada uno de estos para entender completamente el tema del colchón tóxicos y aprender a elegir un colchón no tóxico seguro.

 

 

Hay ciertos pegamentos que se usan para unir capas y tejidos que  pueden tener más de 48 diferentes productos químicos tóxicos, que van desde acetona para producir clorofluorocarburos halógenos y más. Adhesivos a base de agua son colas a base de solvente simplemente diluidos en agua para la fumigación, por lo que todavía contienen las mismas toxinas. Estos productos químicos emiten lo que muchos reconocen como un olor a “nuevo”, debido a su liberación de compuestos orgánicos volátiles [COV] en el aire.

¿Que tener en cuenta para elegir colchones seguros y libres de tóxicos?

La mayor seguridad ante la duda nos la va a dar el certificado OEKO-TEX.

Siempre debemos de dirigirnos a firmas reconocidas, con instituto I+D que garantizan su producto y la liberación de tóxicos en sus telas

La norma Oeko-Tex Standard 100 es un sistema de ensayos y certificación unificado a escala mundial para productos textiles en todas las etapas del proceso. Los análisis de sustancias tóxicas comprenden sustancias prohibidas y reglamentadas por la ley, productos químicos considerados peligrosos para la salud, así como parámetros preventivos.

El número que aparece abajo del sello es el número de certificado, y el fabricante ha de renovarlo anualmente.

Los exámenes se realizan exclusivamente para institutos textiles autorizados de investigación y ensayo, independientes y de peritaje probado. Los productos analizados exitosamente, pueden ser distinguidos con la marca Oeko-Tex por los productores. Este certificado significa mayor seguridad de productos y un sistema interno de garantía de calidad complejo.

El eslogan “Textiles de confianza” es en todo el mundo sinónimo de responsabilidad con la producción textil, seguridad y transparencia.

Todos los fabricantes de referencia disponen de este certificado, Moshy, Pikolin, Flex, Sealy, Bultex, Tempur… tienen su propio instituto I+D en el que se certifican los nuevos avances antes de sacarlos al mercado.

Por otro lado, podemos elegir colchones con materiales naturales, telas de algodón, cashmyr, fibra de coco, látex natural, carbono, soja, lana, crin de camello, algodón orgánico… Todos estos materiales de origen natural, están revisados en los fabricantes de referencia, y su origen no es químico, por tanto nos dan total garantía de que nuestro colchón es lo menos artificial posible.

Siempre que elijamos colchones o almohadas de látex, debemos dirigirnos a latex natural que se espuma a partir de la sabia del árbol del caucho, y no sintético, ya que estos últimos son derivados del petróleo, mucho mas económicos, pero no de una fiabilidad importante.

 

 

Si por el contrario, tenemos un colchón adquirido hace poco tiempo, o no estamos en disposición de cambiarlo, siempre podemos adquirir una buena funda de colchón y almohada, a se posible con lámina de poliuretano que aísla de los líquidos y posibles químicos que tenga nuestro equipo de descanso y evita el contacto directo. Siempre buscaremos una funda que cumpla con la certificación OEKO-TEX y de una buena calidad para que mantenga nuestro colchón lo mas alejado de nuestra piel y respiración durante el descanso.

Y con esto, termino, como siempre si os surge alguna duda mas o queréis apuntar algo, ¡¡comentad abajo!!

Sin comentarios

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: